Saltear al contenido principal

Ducha de obra, pros y contras

Estamos en pleno siglo XXI. Hoy en día la población es cada vez mayor, lo que significa que los hogares tienen cada vez menos espacio. Se ha vuelto indispensable aprender a aprovechar al máximo cada metro cuadrado de nuestros hogares.

Una muestra de ello se ve en las tendencias más populares de decoración de interiores. En el caso del cuarto de baño, cada vez es más frecuente solicitar las duchas de obras. ¿Has oído hablar de ellas? ¿sabes qué son exactamente? En este artículo te lo explicamos.

Las duchas de obra son proyectos que tienen como objetivo principal aprovechar el espacio de cuartos de baños pequeños. Este estilo se deshace de la bañera y el desnivel proporcionado por la ducha.

Estos pequeños cambios proporcionan una gran cantidad de espacio. También son mucho más funcionales, ya que en la actualidad las personas prefieren tomar una ducha que sentarse a tomar un baño.

Sigue leyendo y descubre todas las ventaja y desventajas que las duchas de obra te ofrecerán en tu día a día.

Beneficios de las duchas de obra

Las duchas de obra te garantizan un espacio libre, eliminan cualquier desnivel en el suelo y abren una gran lista de probabilidades. Con ayuda de un profesional tendrás acceso a un nivel de estilización completamente nuevo y acabarás con los problemas de espacio o de estilos limitados.

Al tratarse de piezas completamente separadas, podrás realizar cualquier tipo de combinaciones que se te ocurra, los colores y estilos estarán a tu disposición. También podrás olvidarte del mantenimiento constante, ya que esta opción posee una gran durabilidad y es sencilla de limpiar.

¿Piensas que tendrás problemas de compatibilidad entre las duchas de obra y la tecnología? No tienes que preocuparte más por ello, las duchas de obra pueden estar adaptadas a los hidromasajes, a las cascadas, sistemas de sonido y muchas otras cosas. Tendrás a tu alcance todos los servicios que encontrarías en un spa.

No todo es color de rosas: Inconvenientes de las duchas de obra

Todos los problemas relacionados con las duchas de obra tienen que ver directamente con una mala instalación. Los desniveles pueden estropear todo el trabajo, causando diversas filtraciones y daños importantes en el cuarto de baño.

También puede que encuentres algunos problemas para adaptar este estilo dentro de la estética de tu baño. Para evitarlo debes dedicarle un buen tiempo a la planificación junto a tu arquitecto de confianza.

Adiós a la bañera, hola a la ducha

Las bañeras son elementos muy importantes en los cuartos de baño, pero en algunos casos simplemente no tienen cabida en el espacio, ya sea por cuestiones estéticas o por asuntos funcionales.

Las duchas de obra pueden salir del concepto cotidiano de un baño, pero aún así son una excelente opción para optimizar el espacio disponible en cualquiera de los hogares.

¿Cuándo se utilizan con más frecuencia estás construcciones?

Son ideales para los pisos pequeños con espacios limitados en donde cada metro cuenta.

Para aprovechar la ducha y otorgar un nivel superior de estética, también surgen los ya conocidos platos de ducha. Se consiguen en un sinfín de presentaciones y alternativas para que puedan ajustarse a todos los espacios y necesidades dentro de los hogares.

Crear espacios para el aseo personal con ayuda de paneles de cristal u otros materiales es una forma de crear separaciones virtuales dentro de las habitaciones. Así, podrás aprovechar la funcionalidad que puedan brindarte sin necesidad de sacrificar el estilo.

Los mejores tipos de platos de ducha

Cuando quieras darle un efecto de más estilización a tu ducha, puedes optar por los platos de ducha. Existen distintas presentaciones y materiales que podrán  adaptarse tanto a tus necesidades económicas como estilísticas.

Cada plato se adapta a tus necesidades del lugar. El cliente debe basar su elección  en el espacio disponible y sus posibilidades económicas. Por lo general, encontrarás muchas alternativas para tus espacios. Algunas de ellas son:

  • De cerámica: Fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas. Son la solución más económica para tus necesidades dentro del cuarto de baño, pero por su peso y fragilidad la instalación puede complicarse.
  • Acrílico: Compuestos por una capa externa acrílica y otra interna de fibra de vidrio o poliuretano. La primera es más recomendable que la segunda. En comparación con la cerámica es más durable y liviana, lo que facilita la instalación.
  • De carga mineral: Está compuesta por una mezcla de resina y mármol, lo que le brinda un grosor cercano a los 3 cm. Es una de las opciones más económicas y por su adaptabilidad los platos de ducha de carga mineral se convierten en uno de los más difundidos entre el público.
  • De piedra natural: Hechas de pizarra, mármol o granito. Brindan la textura única de la roca, pero a diferencia de las de carga mineral presentan menos resistencia ante los golpes.

Hay muchos elementos que influyen en la selección del material del plato de la ducha. Debes considerar el espacio disponible, la cantidad de dinero que quieras invertir y la adaptabilidad del material.

Unos cuantos consejos antes de instalar el plato de ducha

Los platos de ducha son una de las tantas formas posibles de crear espacios dentro de habitaciones con espacio limitado. Que el plato se encuentre al nivel del suelo te permite acceder a todo el espacio sin ningún tipo de obstáculo relevante.

Para la instalación no hay nada mejor que un croquis del baño. Este te permitirá conocer a cabalidad todo el espacio disponible para la instalación y la delimitación de los espacios.

Hay que destacar que la elección de tu plato de ducha depende de varios factores que trabajan como uno solo, por lo que debes conocer sus propiedades y sus beneficios para poder aprovecharlos.

Con ayuda de profesionales podrás obtener el cuarto de baño que deseas y asegurarte de que todo esté diseñado para complementarse entre sí. Al final, solo tendrás que hacer una cosa, ¡disfrutar de tu nuevo baño!

¿Es seguro optar por una ducha de obra?

Aunque no sea algo convencional y suela distar un poco de lo que pensamos de un baño, las duchas de obra son perfectamente funcionales, estéticas y seguras.

Sus desagues evitan que el agua se derrame por todo el cuarto de baño. También son resistentes a los agentes químicos que contienen los limpiadores, por lo que no se estropearán con facilidad.

Hay que destacar que, por su material, son antideslizantes. No tendrás que preocuparte de nuevo por caídas o accidentes dentro del cuarto del baño. Las duchas de obra son perfectamente seguras para cualquier ambiente familiar. ¿Qué esperas para obtener la tuya?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Presupuesto Volver arriba